Terapia Visual

La visión se aprende por tanto la podemos entrenar.

El 80 % de la información procesada en el cerebro nos llega a través del sistema visual.

El desarrollo de la terapia visual es a través de un conjunto de disciplinas, cuyo objetivo común es optimizar la visión.

Entendemos la visión cómo ”la capacidad de nuestro cerebro para entender lo que vemos”.


Nuestra forma de entender la terapia visual es desde una visión holística; dónde “el todo” trasciende a la suma de las partes, destacando la importancia de la interdependencia de cada una de estas. Esta integración de las partes es una actividad dinámica y en evolución.

El entrenamiento visual nos da la oportunidad de aprender a usar el sistema visual de manera más eficiente, percibiendo y procesando mejor la información visual.

Por tanto, la terapia visual o entrenamiento visual es un proceso optométrico destinado a mejorar las habilidades visuales que no consigan un nivel óptimo de su rendimiento en niños y adultos.

Las habilidades visuales son la capacidad del individuo de mantener un acto visual sin esfuerzo. Estas nos van a proporcionar una comodidad de visión cercana y visión lejana.


Cuando las habilidades visuales, como los movimientos oculares, la binocularidad, el sistema de enfoque y la percepción visual, no presentan una buena integración y coordinación visuo–motora, pueden derivar en problemas para realizar trabajos prolongados en visión lejana o cercana, así como, dificultad en la atención, concentración y memoria.


El entrenamiento visual está basado en un programa personalizado de ejercicios visuales activos y pasivos, para mejorar las disfunciones visuales de carácter muscular o sensorial.

Nos ayuda a mejorar la dificultat en la lecto-escritura, la fatiga visual, el dolor de cabeza, visión borrosa, visión doble, las disfunciones binoculares, insuficiencia de convergencia, miopías , estrabismos, ambliopías y presbicia.

El objetivo de la teràpia visual en Holocrom es:

  • Desarrollar las habilitades visuales hasta integrarlas y automatizarlas.
  • Aliviar y mejorar los sintomas de las molèsties visuales.
  • Mejorar la calidad de rendimiento escolar, laboral y deportivo de la persona.

Como nuestro comportamiento es dinámico y está en continuo cambio, la terapia visual es totalmente individualizada, para poder conseguir el objetivo de realizar la terapia que cada uno necesite.