Entrenamiento visual

La visión se aprende por tanto la podemos entrenar.

El 80 % de la información procesada en el cerebro nos llega a través del sistema visual. 

La terapia visual o el entrenamiento visual es un proceso optométrico destinado a mejorar las habilidades visuales que no consigan un nivel óptimo o realicen un gasto de energía innecesario.

Cuando las habilidades visuales, como los movimientos oculares, la binocularidad, el sistema de enfoque y la percepción visual, no presentan una buena integración y coordinación visuo–motora, pueden derivar en problemas para realizar trabajos prolongados en visión cercana con un óptimo rendimiento visual y atención.

La terapia visual mejora las fatigas visuales, miopías adquiridas por malas posturas, los movimientos oculares, las disfunciones binoculares, las insuficiencias de enfoque y la percepción visual e interpretación cognoscitiva.

El entrenamiento visual está basado en unos ejercicios visuales activos y pasivos realizados para mejorar las disfunciones visuales de carácter neuro - muscular o neuro - sensorial.

El entrenamiento visual nos da la oportunidad de aprender a usar el sistema visual de manera más eficiente percibiendo y procesando mejor la información visual.