Aumento de la miopía

La miopía no siempre que aparece se mantiene estable.

Antes de que se produzca un cambio estructurado en el ojo que nos provoque ver mal de lejos podemos sufrir algunos de los siguientes síntomas que pueden aparecer con el aumento de la miopía:

  • Ver borroso de lejos. La borrosidad puede presentarse sólo en un ojo o en los dos.
  • Disminución del rendimiento escolar en el niño porque no ve bien la pizarra.
  • Tener dificultad en conducción nocturna.
  • Entrecerrar los ojos.
  • Tener inseguridad en lugares nuevos.
  • Tensión o dolor de cabeza asentándose con el paso del día.
  • Tensión o dolor de cuello y/o hombros (músculos suboccipitales, trapecio….).
  • Disminución del rendimiento deportivo.

El tratamiento más eficaz de la miopía es la prevención. Para prevenir el aumento de la miopía tenemos que trabajar siempre teniendo en cuenta los consejos de higiene visual.